Social Icons

twitter facebookgoogle pluslinkedinrss feedemail

viernes, 18 de julio de 2014

Certificados de Sello de Empresa o de "la improvisación FTW"

La improvisación está presente en todos los ámbitos: desde la propia supervivencia hasta la firma electrónica
Siempre hay una oportunidad para improvisar
Hace años que el mercado de la firma electrónica en España está reclamando certificados que permitan realizar trámites en la Administración Pública sin que por ello tengan que contener datos de una persona física.

Hace años que los Prestadores de Servicios de Certificación están intentando poder dar respuesta a esta demanda del mercado que, por otra parte, parece muy lógica.

No sin mi consentimiento

Pero parece ser que la Administración Pública no está por la labor de dinamizar y flexibilizar el mercado para permitir el desarrollo de "la economía del conocimiento". Eso sólo son palabras de campaña electoral, y como ya sabemos los españoles, lo que se dice en campaña electoral, no obliga a nadie (quieto! que me desvío!).

El sueño europeo

Parece que en Europa se tenía esta necesidad de mercado más clara y desde las primeras versiones (2012) propuestas del texto del REGLAMENTO (UE) DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior se introduce el certificado de sello electrónico (con tres niveles: "a secas", avanzado o cualificado -esto es una traducción fiel que no lleva a equívocos-; ¿os suenan?).

Resulta que en el perfil de un certificado electrónico cualificado, detallado el el ANEXO III del REGLAMENTO, NO aparecen los datos de persona física alguna. No es necesario que los contenga.
Para que el nuevo REGLAMENTO entre en vigor, falta la ratificación del Consejo de Ministros de la Unión Europea, previsiblemente, el próximo mes de Septiembre.

La improvisación al poder

Y el sexto día apareció la Ley 25/2013, de 27 de diciembre, de impulso de la factura electrónica y creación del registro contable de facturas en el Sector Público (LIFE), y en su artículo artículo 5.2 introduce el concepto de "sello electrónico avanzado basado en un certificado reconocido". +Julian Inza, en "Certificado de sello de empresa para firmar facturas electrónicas que se envían a FACE", hace un buen análisis de este tipo de sellos y su equivalente en el REGLAMENTO #eIDAS.
Hala! A la catropea metemos en esta ley los certificados de Sello Electrónico, con un redactado más que ambiguo y pendiente de desarrollar su contenido (Disposición transitoria segunda. Firma de las facturas electrónicas).

Y todo esto para nada, sin ningún efecto práctico (nos gusta desarrollar leyes porque quedan fetén en las estanterías de notarios y abogados), porque como indica +Julian Inza, "por algún ignorado motivo, el FACE (Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas de la Administración General del Estado) no admite facturas firmadas haciendo uso de certificados de sello de empresa".

Y eso que estos certificados cumplen con los requisitos establecidos en la LIFE, tanto los propios del artículo 5.2, como el plan B recogido en la Disposición transitoria segunda. Firma de las facturas electrónicas de la propia ley, a saber:
En tanto no se desarrolle el contenido del sello electrónico avanzado basado en un certificado electrónico reconocido, las facturas electrónicas que se presenten ante las Administraciones Públicas podrán garantizar su autenticidad e integridad mediante un certificado que resulte válido en la plataforma de validación de certificados electrónicos @firma del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.
Por si esto no fuera poca improvisación, aparece a finales de junio la Orden HAP/1074/2014, de 24 de junio, por la que se regulan las condiciones técnicas y funcionales que debe reunir el Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas en que, nada por aquí, nada por allá, no hay mención alguna al "sello electrónico avanzado basado en un certificado reconocido".

Conclusión

Esto es lo que yo llamo "impulsar la factura electrónica", que tantos ahorros nos va a reportar, dando todo tipo de facilidades (recordemos que la firma electrónica de las facturas electrónicas no debería ser una obligación)

Echo de menos más accesibilidad a los reguladores y entes de supervisión y control para solucionar dudas y facilitar estos temas, sin perder garantías legales.

--
Si este artículo te ha parecido interesante, por favor, compártelo.